Son un impedimento mis poemas, se que es reconfortante jugar a hacer alucinar la mente ensartando palabras con los hilos de oro que nos regala el Sol, para que formen perlas del collar que va de la inseguridad hasta la reflexión, Habra algo más allá del movimiento incesante de las letras?, pequeñas gotas del rocío de la verdad se quedan jugueteando y se niegan a disiparse. Me gusta mirarme en el espejo de mis letras y no tener que elaborar sino esperar el delicado reflejo de la verdad inevitable, no quiero trabajar por nadie sino quedarme en esta soledad de espantos, sabiendo que estás conmigo sin ropajes, sin libros, sin palabras, en este silencio de verdades clamadas. Yo se que son impedimento mis poemas, nacidos para entretener las horas, un truco para retardar la llama que me abraza. Si nadie tomará mis palabras por ciertas. Para que regalar interrogantes?. No pretendas quedarte, no lo demores! Ve corazón, déjame ya